Declaración “Movimiento de víctimas y afectados por el cambio climático”

Nosotros (as) hombres y mujeres campesinos (as) e indígenas provenientes de diferentes regiones del país quienes conformamos el MOVIMIENTO DE VICTIMAS Y AFECTADOS POR EL CAMBIO CLIMÁTICO –MOVIAC-. Reunidos para analizar la problemática del cambio climático a nivel internacional, nacional y local.

Declaramos que:

Continuamos siendo las principales víctimas de un modelo de desarrollo impuesto desde organismos internacionales, empresas transnacionales y desde los países más devastadores y contaminantes del planeta que históricamente no han respetado nuestra forma de vida ancestral basada en armonía con la madre tierra.

Este modelo de desarrollo ha cambiado nuestro clima y propone falsas soluciones basadas en la mercantilización de nuestra madre tierra, planteando a través de programas como REDD; la cual es una forma de privatización y mercantilización de nuestros bosques, los mecanismos de desarrollo limpio (MDL) que priorizan proyectos hidroeléctricos implementados en los territorios de nuestras comunidades y la perdida de la biodiversidad a través de la expansión de los monocultivos. Todo ello promovido por el Banco Mundial.

Toda esta estrategia de explotación de la naturaleza utiliza como herramientas los tratados de libre comercio a través de los cuales se imponen políticas devastadoras para el sostenimiento de la vida.

El gobierno prioriza los intereses de las oligarquías y empresas transnacionales a los de su propia población, creando leyes para el aval de los programas que atentan directamente contra las decisiones y a la vida de nuestras comunidades, como lo son “Ley marco para regular la reducción de la vulnerabilidad, la adaptación obligatoria ante los efectos del cambio climático y la mitigación de gases de efecto invernadero” y “El reglamento de regulación de las consultas comunitarias”

Por todo lo anterior denunciamos:

Los desalojos de lugares ancestrales, la criminalización de líderes y lideresas perseguidas por las fuerzas de seguridad nacional que obedecen a los intereses de las empresas privadas como estrategia de desestabilización de la resistencia popular frente al acaparamiento de la tierra y su explotación.

Y por lo tanto exigimos:

Al gobierno que anteponga los intereses de los pueblos originarios frente a los intereses del capital.

La no privatización ni mercantilización de nuestros bosques para justificar la contaminación de los países responsables de la crisis climática.

El respeto y aplicación de las decisiones adoptadas en las consultas comunitarias.

Que el manejo y cuidado de los bosques continúe en manos de las comunidades.

La atención pronta, adecuada y eficiente a todas las víctimas de las alteraciones climáticas sin importar donde se encuentren.

Por la defensa de nuestros territorios, seguiremos en resistencia y lucha.